Adolescencia

Además de ser locutor de radio, tengo el privilegio de pertenecer a una institución educativa. Imparto clases de secundaria  en el Colegio "Miguel de Cervantes Saavedra" de esta ciudad; mis materias son Español y Artísticas (así que se vale corregir ortografía) y realmente estoy contento de esta oportunidad.
Hace unos días, Angélica -una alumna de segundo grado- me hizo un comentario que tuvo eco en mi cerebro y aún lo estoy reflexionando: "Maestro, ested sí nos comprende"…
Cuando lo dijo, la miré tristemente y sin pensarlo mucho le dije a quema ropa "No, realmente no he logrado comprenderlos". Me miró confundida y siguió leyendo su libro.
Es cierto. El adolescente es tan difícil de comprender que hacerlo, es una verdadera misión imposibe. Su  identidad parece sacada de una amalgama de confusiones que hace de su realidad una telaraña de la cual es difícil encontar la forma. En fin, no es su culpa, así es el adolescente.
Hasta hace unos meses entendía esta situación en teoría y experiencia ajena; pero ahora lo comprendo en carne propia y saborearlo se hace una experiencia agridulce. Ahora me he percatado que el adolescente tiene muy poco sentido de comprensión hacia sus mayores. Llega el momento en que se vuelve -sin temor a la palabra- INSOPORTABLE hasta con él mismo. Siente que sus mayores lo único que queremos es hacerle un mal. Se pone a la defensiva ante todo y reniega de cualquier detalle. Es imposible equivocarse frente a ellos.
Hasta ahí comprendo; pero la realidad que se abre ante mis ojos, va más allá.
 
El adolescente es amigo y enemigo en el mismo cuerpo. Así como un día le quita las tapas a tu carro, al otro día llora frente a ti y te dice que eres el mejor profesor del mundo. Un día saca diez en su examen y es un alumno ejemplar y al otro día tienes que llevarlo a la dirección pues su conducta es lamentable. Una vez te pide dinámicas de grupo y en minutos te dice que las dinámicas son para niños. Un día se sienten acompañados de los amigos y para después son sus peores enemigos. ¿Qué papel juega aquí el profesor? Principalmente de observador y guía. No creo prudente querer cambiar el curso de la naturaleza y contradecir esa fuerza interna que, hecha una masa sin forma, está dentro de los adolescentes.
No de represor, sino de orientador. Pero a pesar de que sea uno el orientador más dedicado, seguramente no se escapará de una mentada de madre a que escondidas salga de los pulmones de el mejor alumno de la clase.
 
TLELUZ 
 
 
 
 
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Adolescencia

  1. ..paww.. GraCiias x TodOo.. eReSs LoO dijo:

    Yo creo que es cierto, los maestros dificilmente comprenden a los alumnos, pero quiero decirle que usted se acerca , porque a diferencia de los demas maestros  trata de entendernos y de darnos un consejo , adeemas nos motiva en lugar de hacer que nos sintamos peor , por ejemplo a cristel yo creo que le hacian mucha falta las palabras que le dijo el ultimo dia de clases porque en lugar de que lles maestros le dijeran eso la regañaban o la reprobaban sin entender sus razones.
    Asi que espero que el proximo año este con nosotros porque de verdad ,aestros como usted hacen falta.

  2. Pedro Arturo dijo:

    Gracias Paulina por entrar a ContraSentido. Me es muy gratificante conocer tus conceptos hacia mi persona y espero no defraudarlos como profesor, compañero y amigo.
    Te agradezco la atención y…nos vemos en la escuela…
     
    Tleluz

  3. viviana dijo:

     todo  lo q  dice es vdd  y ps creo  si es compresivo bueno algunas veces jej…
     
     creo q da buenos consejos a unq  nunca le e pedido ninguno jej…   y aunq  no nos llevamos tambien solo  kiero decirle q usted me cai muy bien,no se  si yo a usted pero bueno…
     ojala q se quede en  la escula es muy buen profe… bye

  4. Pedro Arturo dijo:

    Gracias Viviana por entrar a ContraSentido. Efectivamente, nunca me has pedido consejo alguno; me parece bien porque yo no soy bueno para eso, a lo mejor te puedo sugerir algo o hacerte recomendaciones.
    Créeme que me caes bien, eres una niña muy despierta e inquieta. Creo que sí voy a seguir en la escuela, ya sabes que no nada más depende de mí; sino de los directivos…
     
    Nos vemos en la escuela
     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s