Tiziano Ferro y Álvaro Cueva…

Hoy voy a regalar mi espacio. Así es. Prácticamente lo que pretendo decir lo expresa plenamente Álvaro Cueva y haría mal si me fusilo sus comentarios. Así que viendo los noticiarios hoy y checando que no sueltan del moco a don Tiziano Ferro, le doy paso a este crítico porque, sencillamente, coincido con él….Con ustedes: Álvaro cueva…
 

¡AHORA RESULTA!

 

OJO POR OJO

POR ÁLVARO CUEVA

¡AHORA RESULTA!

A muchas personas les podrá parecer la cosa más insignificante del mundo, pero a mí, todos esos numeritos de Tiziano Ferro, La Volpe y el “tabasquisimo”, se me hacen algo serio.
¿Por qué? Porque me indican que los mexicanos nos hemos convertido en unos intolerantes de primera. ¿Y? Que un pueblo intolerante no conoce nunca la felicidad.
Antecedentes: el cantante italiano Tiziano Ferro declara en un programa del extranjero, palabras más, palabras menos, que las mexicanas son feas y bigotonas.
El director técnico de la Selección Mexicana, el argentino Ricardo Antonio La Volpe, declara en un periódico, palabras más, palabras menos, que no cree en ciertas figuras del futbol nacional.
El presidente de los Estados Unidos Mexicanos, Vicente Fox, lee o mal lee un discurso, en un evento destinado a hablar mal del tabaco, que el “tabasquismo” es una amenaza.
Durante semanas, las declaraciones de Tiziano Ferro fueron una de las noticias más importante de varios noticiarios de radio, de televisión y de diferentes programas de espectáculos y de revista.
¿Resultado? El cantante tuvo que grabar un mensaje en video, como los que graban las víctimas del terrorismo cuando son secuestradas y amenazadas, pidiéndole perdón al pueblo de México por tan tremendo insulto.
En el caso de La Volpe, sus palabras fueron una de las noticias más importante de varios noticiarios de radio, de televisión y de diferentes programas de deportes y de revista.
¿Resultado? El entrenador tuvo que hacer una serie de declaraciones para aclarar que no quiso decir lo que dijo.
En el caso de Fox, sus palabras, que lo más probable es que hayan sido otro ejemplo de que la lectura no es uno de sus fuertes, fueron una de las noticias más importante de varios noticiarios de radio, de televisión, de diferentes programas de política y de revista.
¿Resultado? El tema se está discutiendo para que parezca que el presidente la trae contra los candidatos de Tabasco y para que los jalones de orejas vayan, vengan y tengan peores consecuencias.
¡Basta! Y mire que por razones de espacio no le doy más ejemplos de esto, que no parece tener fin y que se me hace escandaloso y decadente.
¿Y qué es esto? Un juego muy estúpido entre la sociedad y los medios de comunicación.
Ahora resulta que los mexicanos, que somos el objeto de burla de cuanta película y programa de televisión llega a nuestro suelo, somos tan finos y delicados que no soportamos que un cantante italiano le diga bigotonas a nuestras mujeres.
Ahora resulta que los mexicanos, que siempre nos hemos quedado a medias en materia de futbol, somos tan finos y delicados que no soportamos que un entrenador argentino le diga algo desagradable a nuestros jugadores.
Ahora resulta que los mexicanos, que leemos en público con las patas, somos tan finos y delicados que no soportamos que un presidente se atore leyendo un discurso.
¿Qué acaso nosotros no somos los primeros en burlarnos de nuestros indios, de nuestras mujeres, de nuestros niños, de nuestros homosexuales y de nuestras personas con capacidades diferentes?
¿Qué acaso nosotros no somos los primeros en ponerle etiquetas a los cubanos, a los argentinos, a los españoles, a los judíos, a los chinos y a los africanos?
¿Qué acaso nosotros no somos los primeros en tirarle tierra a nuestra Selección Nacional, en decirle no a la lectura y en ponerle y quitarle letras a las palabras para construir toda clase de albures y juegos semánticos?
¿Entonces por qué tantos baños de pureza? ¿Por qué tanto odio? Y, lo peor, ¿por qué los medios están sobredimensionando cualquier tontería que cae en sus manos para echarle más leña a la hoguera? Esto es nuevo, peligroso.
¿Por qué? Porque a nuestros odios de todos los días le están poniendo más y peores odios, porque a lo que queda de nuestros valores, como la dignidad, le están agregando el ingrediente de la confusión.
Porque los únicos que ganan con tanto escándalo que no es escándalo son los medios de comunicación y porque poco a poco, gracias a estas medidas, usted y yo nos vamos hundiendo más en el vacío.
¿Qué nos quedó de bueno o de malo del “Tiziano-gate”? ¿Qué nos dejó el “La Volpe-show”? ¿En que nos ayudó o nos perjudicó el “tabasquismo”?
Puro ruido, puro negocio. A ver si no nos sentimos igual después de las elecciones.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s