Ayer me cayó el veinte…

Con tres cubas encima, con traje y corbata roja, ayer bailaba envuelto en el gusto que cobijaba a mis compañeros y a mí  por haber recibido las cartas de pasante de la generación 2002-2006 del Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación, de aquí de La Piedad…
Y fue precisamente ahí, en ese instante, en esa situación y con aquella gente, en aquel restaurante, que me di cuenta había alcanzado uno de los objetivos más importantes a los que puede aspirar cualquier ser humano: llegar a tener una licenciatura.
Así es. Cursé satisfactoriamente la licenciatura en pedagogía -o por lo menos de eso es lo que dice mi carta pasante- y ayer en la noche, mientras bailaba una canción que ya no me acuerdo cuál era, me cayó el veinte de que ese acontecimiento tenía que ser un parteaguas en mi historia y que, a pesar de que era un final en una etapa académica, sería un principio en el plano laboral.
Mi esposa Paty se veía muy linda. Se había alaciado el pelo tres horas antes y ese pantalón negro le sentaba muy bien. Pero más allá de su lindas sonrisa, su pelo alaciado y su pantaloncito negro, resplandecía en ella la belleza inigualable que da la satisfacción. Mis compañeros andaban igual que yo: con unos tragos de alcohol adentro y bailando sin inhibición alguna.
El humo del cigarro se respiraba dentro de aquel lugar y mi cerebro trataba de codificar la idea de que ya era yo un licenciado. La cantantante que amenizaba esa noche mandó un saludo para los egresados de pedagogía que visitábamos aquel lugar en esa noche y satisfechos con el detalle,  nos brindamos un fuerte aplauso.
Ese aplauso iba más allá de golpear las dos palmas de las manos. Era una verdadera felicitación a uno mismo por haber afrontado cuatro años de retos continuos que esa noche concluian. Cuatro años de esfuerzo, de cosntancia y sacrificios. Cuatro años que se habían terminado tan rápido como el primer día en que todos nos presentamos. Cuatro años tan lentos como las tareas interminables a altas horas de la madrugada…
Ayer me cayó el veinte de que esta etapa ya terminó, y mientras bailaba una canción que ya no recuerdo cuál era, veía a mi esposa y compañeros reir en un éxtasis inigualable producto de ese regalo que apulso, todos nos ganamos…
Ayer me cayó el veinte de que ya soy licenciado…
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ayer me cayó el veinte…

  1. Mari dijo:

    CONGRATULATIONS, Im happy for you…Good Luck in everything you do…

  2. Pedro Arturo dijo:

    Gracias por entrar a ContraSentido. Aunque no dejaste tu nombre, quiero agradecerte la felicitación y los buenos deseos. Sigue reportándote y agragando tus comentarios que para mí, son muy valiosos…
     
    Tleluz…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s