Los 90´s también son historia

 

 

(Texto para la revista Sentido, mes de septiembre)

 

Yo también quiero hablarle de la historia de la radio; pero no pretendo evocar esos ayeres de mediados del siglo pasado. No. Quiero hablar de esa radio que influyó determinantemente para que yo fuera locutor y que en la actualidad aún recuerdo con cariño y que también forma parte de la historia de este maravilloso proyecto que cumple ya sus primeros sesenta años. Esa radio de principios de la década pasada que las generaciones actuales no conocen, pero considero propio incluir en este texto.

 

Recuerdo cuando estudiaba en secundaria, hace ya más de doce años. Además de compartir las tareas entre las clases, platicábamos de los saludos que escuchábamos en la radio noche a noche. El programa era “Lalo y sus desvelados”, conducido magistralmente por Eduardo Rincón –con quien ahora comparto micrófonos- y que hacía la delicia de todos aquellos que encontramos en sus emisiones el medio perfecto para conocernos más y formar parte de un “club” que no se encontraba fácilmente en otra parte. “Lalo y sus desvelados” tenía magia, encanto y una buena dosis de energía juvenil que cobijó durante algunos años a esa generación que aún siento mía.

 

Dual Estéreo crecía a pasos agigantados, recuerdo ese extraordinario aniversario donde participó Mary Boquitas, grupo Zoo (los que cantaban la canción del “los mosquitos”) entre otros grandes artistas. Los éxitos eran “Short men”, “Lick It” “All that she want´s” “Carnavalito” entre otras canciones que ya empiezan a sonar como música del recuerdo en el programa “Retro audición”, de la misma emisora.

 

En las mañanas –de diez a once- se escuchaba otra emisión ingeniosa y más picante, su nombre “Al calor del día”, cuyas voces correspondían a Alberto Torres y al famoso Toño Ibarra, mejor conocido como “El Tiburón trinquetes”. Su duración diaria era de una hora; pero con eso bastaba para unificar a tantos estudiantes de secundaria que íbamos a clases por la tarde.

Si cambiábamos de estación, en Radio Pía se escuchaban esas voces que hacían la delicia del auditorio grupero: el maestro Arturo Camarena (y digo maestro, no porque se dedicara a la docencia; sino porque realmente fue un gran maestro para un servidor por su inigualable voz y su estilo auténtico y elegante), transmitía una personalidad fuerte, masculina y romántica, lo cual, irremediablemente, llegaba a los oídos de las amas de casa arrancando esos suspiros que seguramente, muchas aún guardan recordando a Don Arturo como el prototipo de el hombre perfecto.

Otros locutores engalanaban la XELP: Alejandro Camacho, Carlos Tafolla y Luis Nares, llevaban las transmisiones diarias con un estilo difícil de igualar en la actualidad.  

 

Grupo Radiofónico de la Piedad cumple sesenta años, hemos sido decenas de locutores los que hemos transitado por estas cabinas, millones de saludos, incalculable cantidad de melodías y un sin número de sentimientos que nacieron emisión a emisión y hoy, me complace en recordar esos 90´s llenos de vida y juventud…

 

Tleluz

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s