Mucho ruido…

Se dice que el ser humano es un astro para contaminar los tres estratos en que se desarrolla: atmósfera, litósfera e hidrósfera, esto es, el cielo, la tierra y el agua. Sin embargo, me gustaría agragar otro contaminante que, tal vez, tiene efectos inmediatos en comparación con los ya descritos y que no se limita a exterminar con lo que le rodea al hombre; sino que lo contamina a él mismo: el ruido.
 
Así es, el ruido, capaz de volver loco al más cuerdo y compañero indiscutible de los que habitamos en la comodidad de la tecnología que nos ofrece la ciudad. ¿Qué tiene de malo el ruido? bastante, veamos:
 
Está comprobado que la concentración es enemiga del ruido. Es imposible tener un pensamiento fluido, pronto e innovador cuando nos invaden los decibeles (medida del sonido) a más de la capacidad que el oído puede soportar. Según científicos, el promedio de decibeles que podemos aguantar es de setenta. Imagínese usted ¡¡¡Un rotomartillo tiene la capacidad de generar ciento cuarenta decibeles!!! ¡¡¡Lo doble de lo que se sugiere como máximo!!!
 
En Europa se hizo una investigación muy interesante. Realizaron una estadística sobre los alumnos con menor aprovechamiento escolar y…sorprendente, los chamacos que estudiaban en instituciones cercanas a los aeropuertos eran los que tenían problemas con las calificaciones. Vea usted, una turbina de avión genera cerca de ciento setenta decibeles…
 
Pero no todo termina ahí. Es evidente que el ruido desgasta rápido el sistema auditivo; así es, diversas investigaciones señalan que, por ejemplo en algunas comunidades de África, personas de setenta años tienen la misma capacidad auditivas que un muchacho de quince; esto se le atribuye a que en esas comunidades no existen los ruidos a los que nosotros estamos acostumbrados: carros acelerando a gran velocidad, motocicletas, locos transitando con el volumen de su estéreo a todo lo que da el volumen; locutores gritones; claxonazos al por mayor horrendas canciones del Chapo de Sinaloa (esto es broma)…
 
Entiéndalo y entiéndalo bien: el ruido contamina. Mejor con mayúsculas: EL RUIDO CONTAMINA. Llevaríamos una vida más cercana al Nirvana (máxima elevación del espíritu) si todos comprendiéramos esta verdad, va de nuevo: EL RUIDO CONTAMINA.
 
Tleluz
 
 
 
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Mucho ruido…

  1. MAriZho0l dijo:

    tiene razon el ruido es otro contaminante mas

  2. Pedro Arturo dijo:

    Gracias Marisol por entrara ContraSentido. Tus compañeros te mandan saludos y dicen que te extrañan mucho…
     
    Síguete reportando…
     
    Tleluz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s