Los niños de hoy…

 

 

 

En el pasillo de la empresa donde trabajo hay una colección de fotografías antiguas que son la delicia de las personas que las observan y más si tienen más de cuarenta años. Hay una en particular que llamó poderosamente la atención de Arturo Camarena, ex locutor de esa misma empresa, que la miraba fijamente dejando ver una nostálgica sonrisa que se dibujaba en su rostro. Después de saludarlo y preguntarle sobre su interés por aquella fotografía, señalando la imagen de la gasolinera que aún existe en el boulevard Adolfo López Mateos, me contestó:

 

-Recuerdo la inundación del 40 (?). Los chamacos solíamos treparnos a ese lugar –apuntó con su índice- y chapoteábamos por horas en aquella “gigantesca piscina”…

 

-Antes había más libertad para eso y muchas cosas más, -agregué- Ahora se pone cada vez más difícil que los niños se desarrollen en un ambiente más natural…

 

-Así es, Pedro. En mi infancia no había carros que pasaran como locos afuera de mi casa. Eran contados los que tenían automóvil y televisión…

 

 -Pero ahora es cada vez menos sencillo dejar salir a jugar a los niños…

 

El señor Camarena me extendió la mano y se marchó gentilmente.

 

Yo me quedé con una serie de sentimientos encontrados. Recuerdo cuando en mi infancia, salíamos a atrapar serpientes ¡Serpientes! ¿Se puede usted imaginar? Siete u ocho chamacos recorríamos los campos aún inhabitados de la Colonia Juárez, movíamos piedras y hacíamos que los inocentes reptiles se introdujeran en un frasco que después llenábamos con alcohol. Yo tenía cerca de veinte de aquellos especimenes como colección privada. ¡¡¡Un niño de escasos ocho años haciéndole la competencia al Cazador de cocodrilos!!!

Recuerdo como hacíamos papalotes (los niños de ahora los conocen sólo por televisión con el nombre de cometas), peligrosos arcos con sus respectivas flechas; hacíamos “lanzafichas” con dos palos y unas ligas, en una muestra de ingeniería perfecta; elaborábamos nuestros propios patines a los que llamábamos “avalanchas” y apropiándonos de lo que la naturaleza nos daba, jugábamos a los “hoyitos”, al “Stop” y era una auténtica delicia hacer carreteritas con tierra y jugar a “los carritos”.

 

 

Los niños de ahora son diferentes (Dios mío, estoy hablando como mi papá cuando pedí el primer “Nintendo”). Los niños de ocho años ya tienen celular; setenta canales en la televisión; una gran cantidad de ellos cuenta con internet en su casa, DVD, MP3 y una ensarta de chucherías producto de la modernidad.

Pero ahora yo, como padre de familia, veo una realidad muy diferente a la que veían mis padres: nosotros mismos hemos hecho de las calles un lugar extremadamente peligroso para que los niños salgan a jugar; cada vez hay menos árboles, menos tierra donde escarbar; menos pasto donde acostarse con los amigos a ver ocultarse el sol. El mundo se está haciendo una mole de asfalto.

 

Por eso, haciendo alusión al nombre del tema de Maná, concluyo con este fragmento de la misma canción:

”El mar vomita ríos de aceite sin cesar. 
Y hoy me pregunté después de tanta destrucción  
¿En dónde diablos jugarán?

Se está partiendo el mundo,
Ya no hay lugar…”

 

 

Tleluz

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Los niños de hoy…

  1. MARTIN ADRIAN dijo:

    TIENES RAZON HACE CUANDO YO ERA CHICO, NO HACE TANTO DE ESTO RECUERDO QUE HABIA UNA CUADRA ENORME QUE CRUZABA EN BICICLETA CON UN VECINO MIO ERA UN CAMINO LLENO DE PIEDRAS Y TIERRA PARECIA CAMPO MINADO, ME ENCANTABA, EN SU LUGAR AHORA ESTAN UNAS CASAS, LOS ARBOLES DE UN JARDIN CERCANO (INCLUSO DE MI CASA) DONDE ME TREPABA DESAPARECIERON.
     
    OYE, ME ENCANTO EL TEXTO ANTERIOR DE LOS TESTIGOS DE JEOVHA, BUENISIMO!, ¿TÚ LO ESCRIBISTE?. NUENO PUES CUIDATE MUCHO SALUDOS.

  2. Pedro Arturo dijo:

    Como siempre, Adrián, gracias por entrar a ContraSentido. Seguramente el texto de "Los niños hoy" te hizo sentir niño otra vez. En efecto, a mí también me pareció muy buen texto el de os testigos de Jehová; lo saqué de la página SINDIOSES (la cual te la recomiendo ampliamente).
    Te recomiendo también "Cartas de la Edad Media", de esa misma página http://www.sindioses.org pero si tienes problemas mentales con tus creencias religiosas, mejor ni entres…
    Gracias Adrián y que pases buen día…
    Tleluz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s