¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Teoría Pedagógica para ignorantes

 
 
Luego de varios meses sin escribir en el presente blog, me atrevo a exponer algunos asuntos que seguramente serán de interés para los poquísimos profesores que realemnte están movidos por este mundo loco de la Educación. Me refiero a que a veces vamos por el mundo experimentando con nuestros pobres "querubines" (claro, es una ironía) sin conocer siquiera los conocimientos básicos sobre la Teoría Pedagógica que sustenta la metodología contemporánea. Veamos.
 
Otro profesor que esté un poco lejos de nuestro panorama se llamó Lorenzo Millani. Este señor, tremendo, enternece con su registro de todo lo que elaboró. Es el tipo de maestro humanista que pregonó la bandera de la Educación como "Acto de Amor". (Ojalá lo hubiera leído mi exdirector, el profesor Tomás y no me hubiera dejado sin patillas). 
 
Si usted quiere saber desde cuándo se maneja una corriente humanista, más o menos con los principios que manejamos ahora le recomiendo que lea a Johan Amos Comenius. Este señor vivió en el siglo XVII (En mis seiscientos, pues) y sus postulados son tan extraordinariamente buenos que parecerían elaborados por un investigador actual. El libro se llama "Didáctica Magna" (De hecho con él surgió esta palabrita), sólo que le advierto que dicha obra es bastante grandecita.
 
Si quiere saber desde cuándo inició ese rollo de "dejar a los niños que hagan ruido en el salón" le recomiendo lea lo elaborado por Pestalozzi, Montessori y principalmente por un señorazo tremendo llamado John Dewey. Si usted, estimado profesor, conoce la esencia de Dewey, seguramente ya sabe que esete señor se adelantó a su tiempo. El famoso Pragmatismo y Funcionalismo se deben a este estadounidense. No puede dejar pasar el conocer a Dewey. LEALO. LEALO.
 
Uno de los dolores de cabeza es la disciplina. ¿Quiere saber cómo arregló sus asuntos de disciplina un excelente profesor lde apellido Makárenko? ¿Sabe usted hasta dónde se puede ser condescendiente y "buena onda"? LEa a Makárenko. No se va a rrepentir. Pero lea la biografía completa, donde habla de la comunidad Gorki y de lo que hizo cuando Sadorof (si no me equivoco, así se llamaba) desobedeció a sus indicaciones. Lea, de preferencia el "Poema Pedagógico".
 
Si quiere enterarse de todo esta corriente maravillosa (realmente es maravillosa) llamada Conductismo -que aunque es psicológica, pegó en lo pedagógico- no puede dejar de leer las investigaciones de Skinner, Pavlov, Thorndick (creo que se escribe así, je) y Tolman. ¿No conoce a ninguno de ellos? Qué verguenza.
 
Ahora, si quiere meterse con asuntos radicales y ver la Educación desde un punto de vista totalmente diferente, le recomiendo a dos señores que, de tener usted una mente débil, lo van a dejar más traumado de lo que está. Estos señores son Alexander Neill y el fantástico y maravilloso IVÁN ILLICH. Si usted comprende estas dos teorías, o cambia su perspectiva sobre la educación o mejor renuncia a su escuela (bueno, si está en el Sindicato, no creo que renuncie).
 
Ahora, si quiere saber qué está pasando con asuntos totalmente contemporáneos. Analice asuntos como…
 
Mejor ahí le dejamos. Regáleme su punto de vista. Agrtegue comentarios. Enriquezcámonos, estimado profesor. 
 
Tleluz  
 
  
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Maestrito de Pueblo

Maestrito de pueblo

 

DE: Profr. Abraham Rivera S.

 

¡Que ya te dije que no
y tus caprichos no acepto!
aunque me dejes de hablar
aunque te sientas molesto.
Aunque me cuelgues la cara
y aunque me hagas sentimiento,
no he de darte mi permiso…
¡Antes, te lleno de cuero!

¡Tanto dinero gastado!
¡Tanto celo, tanto empeño!…
La Primaria, Secundaria
Prepa y Curso Propedéutico.
¡Tanta hablada de tu parte
con todos tus compañeros
diciendo: … Que tú serías
Un profesionista bueno.
¡Que ibas para licenciado
o que si no, … Serías médico,
Contador, militar, Cura
político o ingeniero!

Y hoy que estás como chiflado
o loco te estás volviendo,
me sales de babosote
con la idea de ser maestro.
¡Tanto dinero gastado!…
¡Tanto afán y tanto empeño!…
¡Tantas felicitaciones
de amigos y compañeros…
para que hoy… con gran cinismo
tú me digas… ya no quiero
llegar a ser burgués cursi
sino preciado maestro

 

¿Qué, no te va a dar vergüenza
de rebajarte tan feo?…
¿qué no vas a sonrojarte
de bajar a tal empleo?
¿MAISTRITO?… ¡Qué grande cosa!
¡Qué dignidad!… ¡Qué talento!
¡Qué porvenir!… ¡Qué importancia!,
¡Qué prestigio!… ¡Qué abolengo!
MAISTRITO de Escuela… Un torpe
Que nada sabe de cierto.
Haragán, irresponsable,
vago, pobre… ¡Un majadero!

MAISTRITO… Sólo un don nadie…
Un vulgar vago de pueblo,
que va a organizar Plantones,
marchas, huelgas y jaleos.
Un flojo que sólo quiere
ganar dinero y dinero,
sin importarle los niños,
ni sentir el magisterio…
Que no venera a la Patria,
hombre ruín, politiquero,
pues para él sólo es valioso,
pasarla de mitotero

 

 

Explíqueme…, licenciado…
Dígame usted, ingeniero…
¿Qué va a enseñarle a los niños?
¿Cómo va a orientar al pueblo?
¿Cómo va a exponer su clase
a los niños de primero?,

 

 

si usted no sabe contar,
ni jugar niestar contento;
ni sabe del trato amable
y menos contar un cuento;
y sólo sabe vestirse
más o menos de… ¿cirquero?

Muy sabihondo el hombrecito
que ni quebrados, ni enteros,
ni decimales, ni nada
¿sabe el señor embustero?
Con que… ¡Ya te dije que no!
Y no me siga moliendo…
Qué Normal, ni qué Normal…
No quiero que seas maestro.
Antes te llevo al ejido
para que seas jornalero,
pa’ que el sol te dé en el lomo
y te pongas fuerte y prieto.

Así me dijo mi padre
y, yo que mucho lo quiero,
bajé la frente y salí
diciéndole… Estoy de acuerdo…
Yo seré lo que usted diga;
en verdad,… se lo prometo.
Pero ya no esté enojado,
pues le hace daño… y me apeno.

Salí a la calle, vagué
por las calles y los huertos,
por el jardín, la placita,
por la iglesia y el colegio…
Miré a los peones cansados,
sudorosos, sin aliento,
poniendo sobre un papel,
sólo la huella del dedo.
Vi a las mujeres descalzas,
cargando leña del cerro;
y vi niños, muchos niños,
hurgar en los basureros.

 

Recogí desesperado
a esa gente de mi pueblo…
a esas gentes sin fortuna,
sin redención ni consuelo.
Los metí en mi corazón,
en mi entraña, en mi cerebro;
les di Patria en mi conciencia
y me confundí con ellos.
Allí, frente aquellos niños;
frente a esos niños enfermos,
pensé que eran angelitos
despreciados por el cielo.
Miré que no tenían alas;
los miré casi sin cuerpo…
Angeles sin un hogar,
sin virgen, sin Padre Nuestro.

Y pensé… Si me aferrara
a ser licenciado o médico,
contador, conferencista,
sacerdote o ingeniero,
¿cómo podría despertar
la conciencia de mi pueblo?
¿Qué les favorecería
que yo lograra alto empleo,
si ni justicia, ni amor,
ni palabras de consuelo
podría darles y ofrecerles
para calmar su tormento?…

Entonces volví a mi hogar,
todo tenía resuelto.
Llamé a mi padre y le dije:
Yo a usted mucho le respeto…
Comprendo sus sacrificios;
sé de sus ansias y sueños,
pero hoy… quiero que me escuche
por favor… sólo un momento.

Si quiere que sea feliz
y desea que sirva al pueblo;
si quiere que colabore
para mejorar a México…
Si usted quiere que mi vida
la dedique a lo que quiero:
Luchando por la igualdad,
por la ciencia y el progreso.

 

 

Deje, padre, que yo tenga
la profesión con que sueño;
deje que yo sea feliz
con mis niños sin colegio.
Deje que mi vocación
se torne clase y recreo;
que sea lección de cariño;
que sea canto, que sea verso:
que pueda yo ser lucero
con la luz del alfabeto;
que pueda ser manantial
que sacie la sed del pueblo.

Déjeme sufrir… Luchar…
Déjeme vivir con ellos
para lograr educarlos;
para construir un colegio.
Déjeme padre… que luche;
deme permiso, le ruego;
para sembrar esperanzas,
para apuntalar anhelos.
Deje que forme una Escuela;
Escuela a los cuatro vientos;
Escuela de libertades,
donde haya luz y contento.

Deme permiso papá…
Que sea un maistrito de pueblo,
que marque programas justos;
que trace caminos nuevos.
Deje que siembre la mies;
deje que propicie el vuelo
de esa águila que parece
no tener alas, ni aliento.
Deje que escuche mi voz
el militar, el Gobierno,
el sacerdote, el artista
el paria y el jornalero.

Si ya mi hermano es doctor;
y el mayor, es ingeniero,
porque no permite usted
que yo… me torne maestro.
Si ellos en su ingratitud
ya han formado un mundo nuevo
de explotación, de egoísmo,
de lujos y de dinero.

Si de usted se han olvidado,
si ya no vienen al pueblo;
y en su situación burguesa,
gratitud y amor han muerto.

 

 

Si ellos saben que aquí, en casa,
hay pobreza y hay apremio,
¿por qué ni por caridad
lo atienden cuando está enfermo?…

Mi padre quedó pensando…
Silencio guardó un momento…
Luego me abrazó y me dijo:
Sí… muchacho… te comprendo;
vete a luchar hijo mío…
Yo esperaré tu regreso,
sabiendo que traerás cosas
logradas con fe y empeño.

Cuando vuelvas hijo mío…
vamos a estar muy contentos,
y se llenará la casa
con tu amor y tus pequeños.
Si aquí no me encuentras ya,
sé que tendrán el consuelo
de volver a esta tu casa;
de regresar a tu pueblo.
Yo sé que vendrás por verme
tú vendrás por este viejo
y querrás con toda tu alma
enseñarme el alfabeto.

Ma si aquí no me encontraras,
ve a buscarme al cementerio;
y allí solitos los dos,
envueltos en el silencio,
me dirás de tus afanes,
de tus luchas, tus proyectos,
de tus sencillas tareas,
de tu honor y de tus éxitos.
No me traigas flores hijo,
yo sé que no las merezco;
ni cruz, ni ceras, ni nada,
sólo quiero tu recuerdo.

¡Anda hijo mío!… ¡Vete ya!
¡México espera tu esfuerzo!
Te espera el hombre ignorante
y los niños macilentos…
Yo aquí me quedo esperando,
con orgullo verdadero,
porque sé que cumplirás
ser prestigiado maestro.
¡Anda hijo mío!… ¡Vete ya !
Que si de momento muero
con orgullo gritaré:
¡Mi hijo: … Es maistrito de pueblo

Publicado en Sin categoría | 6 comentarios

Ojo profes…

El Informe Oppenheimer: Un encuentro con Bill Gates

07 Abril 2008

Actualizado: 10:59 PM hora de Cd. Juárez
       
Andrés Oppenheimer
Columnista de The Miami Herald y El Nuevo Herald

Miami— Una de las cosas que más me sorprendió durante una entrevista sobre el futuro de Latinoamérica que le hice al fundador de Microsoft, Bill Gates, fue su respuesta cuando le pregunté sobre lo que debería hacer la región para convertirse en un centro de innovación tecnológica mundial, y pasar a ser un jugador de primera línea en la economía global.

¿Por qué Latinoamérica no ha producido un Bill Gates?, le pregunté, sólo medio en broma. ¿Usted se hubiera podido convertir en el innovador tecnológico más exitoso del mundo, y en uno de los hombres más ricos del planeta, si hubiera nacido en Paraguay?

Gates, quien estaba en Miami como orador estrella de la reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo, se rió ante mi pregunta, y se tomó algunos segundos antes de responder.

Curiosamente, lo primero que mencionó no fue la necesidad de mayor estabilidad política o económica, ni la seguridad jurídica, sino la educación, especialmente la educación secundaria.

“En casi todos los lugares del mundo en que podría haber nacido, no hubiera tenido las increíbles oportunidades que tuve aquí: tuve una muy buena educación, y fui increíblemente afortunado en cuanto a las circunstancias que me tocaron”, dijo. “Así que no, en la mayoría de los lugares hubiera sido simplemente un mal agricultor. Nadie hubiera aprobado las cosas que he hecho”.

Gates, que abandonó sus estudios en Harvard para fundar Microsoft, dijo que a pesar del rápido ascenso de India y China como usinas de ingenieros informáticos, Estados Unidos sigue siendo, por lejos, el país más innovador del mundo, y probablemente lo siga siendo en las próximas dos o tres décadas.

Agregó que eso se debe, en parte, a la disposición de invertir en nuevos emprendimientos y en un eficaz sistema legal y de patentes, pero primordialmente ocurre gracias a las universidades del país, que según dijo siguen siendo “las mejores universidades del mundo”.

Sin embargo, eso podría cambiar en el futuro, agregó. China e India están produciendo más ingenieros informáticos que Estados Unidos, donde la mayor parte de los estudiantes se gradúan en educación física, señaló.

Cuando le pregunté qué deberían hacer los países latinoamericanos para competir de igual a igual con China e India, y para estimular la investigación y el desarrollo tecnológico necesarios para producir exportaciones de mayor valor agregado, Gates dijo que lo primero sería mejorar la educación secundaria de la región, y lo segundo, mejorar las universidades.

“En todos los países ricos, y también en Latinoamérica, el número de jóvenes que eligen dedicarse a la ciencia y la ingeniería es sorprendentemente bajo”, dijo.

Sugirió que las escuelas deberían enseñar ciencias de una forma más divertida.
“Los niños en las escuelas deberían hacer proyectos que sean divertidos”, dijo. “Por ejemplo, diseñar un pequeño submarino, o un robot. Y entender que la ciencia es una herramienta para poder hacer algo que uno quiere hacer, y no un desierto que hay que cruzar para luego conseguir un buen empleo si uno consigue llegar al otro lado”.

A nivel universitario, Gates dijo que China e India están intentando, con algún éxito, copiar algunas de las mejores prácticas del sistema universitario estadounidense, como la cultura de la financiación gubernamental de proyectos de investigación, la tradición filantrópica en la que los ex alumnos le devuelven, por gratitud, fondos a las universidades, la estrecha relación entre las universidades y las empresas incipientes, y los incentivos a los profesores para que investiguen y desarrollen nuevos productos.

Cuando le pregunté cuáles son los países de Latinoamérica más adelantados en el terreno de las innovaciones, los primeros países que se le vinieron a la mente fueron Chile y Brasil, aunque luego señalo que México está haciendo “cosas impresionantes”, y que hay “algunas cosas nuevas buenas” en Argentina.

“China e India van a cerrar gran parte de la brecha (que las separa de Estados Unidos) en el curso de veinte o treinta años, y Latinoamérica debería estar en la misma jugada”, dijo Gates. “Debería ser, en muchos aspectos, líder en muchas cosas específicas”.

Mi conclusión: entre lo que más me llamó la atención de lo que dijo Gates en la entrevista estuvo su optimismo respecto de la capacidad estadounidense de seguir liderando la innovación a nivel mundial, y su persistente fascinación con China que –me dio la impresión– Gates ve muy por delante de India.

Sin embargo, el hecho de que Gates dijera que Latinoamérica podría ponerse a la par de China e India en las próximas dos o tres décadas sugiere que es una posibilidad que toma en serio. Eso debería ser un motivo de esperanza, y un aliciente para que la región se convierta en uno de los centros emergentes de la tecnología mundial.

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Pùblica o Privada

¿PUBLICA O PRIVADA?

 

 

El siguiente texto no pretende poner en relieve ninguna estadística sobre los resultados objetivos de la educación particular versus educación pública; pero sí valorar las diferentes posturas que los seguidores de las mismas denotan en torno a ellas. Quiero confesar que, a pesar de llevar algunos años dedicándome a la educación,  sólo en una ocasión tuve la fortuna de colaborar como docente en una escuela pública –EST Nº 70-; pero que toda mi formación básica la hice en diversas instituciones de esta naturaleza, por lo que  conozco más o menos bien las diferencias y similitudes entre ellas.

Pues bien, la pregunta es sencilla: “¿Son mejores las escuelas públicas que las particulares?” En algunas cuestiones sí, en otras no. Déjeme explicarle.

En la escuela pública se cocina una dinámica que dista de la ejecutada en una institución particular; en la primera se fortalecen los valores, la ética, la responsabilidad y el humanismo, mientras que en una pública se fortalece el razonamiento individual, la madurez y el glorioso aprendizaje brindado por “la escuela de la vida”. ¿Me entendió? Déjeme ponérselo más fácil: mientras que en una escuela privada se vive en una “burbuja” de bondad, respeto y tolerancia, en una pública se respira un ambiente de agudeza personal y persuasión.

Como mi capacidad intelectual no alcanza para plasmar claramente las ideas, pongo a su disposición las siguientes comparaciones con el fin didáctico de dar a conocer cuál es la “mejor”…

 

-Si se trata de profesores con años de experiencia, gana: la escuela pública

-Ahora, los profesores cumplidos y puntuales, están en: la escuela privada

-Las instalaciones más limpias y cuidadas están en: la escuela privada

-El “fuego de juventud” se vive más intensamente en: la escuela pública

-Los mejores eventos deportivos y culturales están en: escuela pública

-Las mejores clases de Inglés y Artísticas: claro, en la escuela privada

-Canchas de fútbol más amplias: en las sensacionales escuelas públicas

-Alumnos con mejor ortografía: pues sí, en las escuelas particulares

-Si tuviera que ir al baño, iría sin duda a: escuela particular

-Profesores con nuevas estrategias pedagógicas: obvio, escuelas particulares

-Si se trata de divertirse no hay vuelta de hoja: escuelas públicas

-Clases de computación, ni pregunte: escuelas particulares

 

Ahora, amigas y amigos, veamos la otra cara de la moneda:

 

-Si se trata de una directora que tiene el signo de pesos en la mirada: privada

-Si quiere sindicatos en constantes paros: ahí está la escuela pública

-Los alumnos que se van “de pinta”, generalmente son de: escuela pública

-Los muchachos que se frustran ante un fracaso: sip, escuela particular

-Rotación de profesores y en cada ciclo caras nuevas: escuela particular

 

¿Ya ve, amigo lector?, todo depende del cristal con que se mire, más bien usted dígame, ¿cuál es la mejor?

 

 

TLELUZ

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

Preguntas frecuentes

Algunas preguntas frecuentes…

 

 

Ha sido verdaderamente motivante conocer algunas interrogantes que varias personas me han hecho llegar y que refieren a problemas de aprendizaje, déficit de atención y prevención en el consumo de drogas en el adolescente. Parece que esta sección está logrando el objetivo de profundizar en temas educativos relevantes, principalmente, para los alumnos que se encuentran en el complejo mundo de la adolescencia.

 

Para ahondar a los temas ya descritos, deberíamos expandir el espacio de esta hoja; por lo que trataremos una serie de preguntas frecuentes que seguramente serán de mucha utilidad tanto a los jóvenes con estas características como a los padres, preocupados por la buena formación de sus descendientes.

 

¿Se puede presentar el Síndrome de Déficit de Atención e Hiperactividad en adolescentes?

Sí. Existe la equivocada creencia de que TODOS los niños que presentan esta serie de características dejarán de sufrirlas entrando a la adolescencia. Es importante hacer mención de que un alto número de casos responde a esta creencia; pero hay que mencionar que, al igual que la personalidad, este trastorno se altera considerablemente: a veces se pone en relieve la impulsividad, a veces la apatía por asuntos académicos.

 

¿El Síndrome de Déficit de Atención siempre va aunado a la Hiperactividad?

No. Son síndromes diferentes. Aunque en muchos casos van de la mano, no necesariamente deben ir juntos al momento del diagnóstico. El primero es, a groso modo, una falta de atención agudizada, principalmente en la escuela, que viene a perjudicar sus resultados académicos y la segunda es una actividad física desbordada que repercute por igual.

 

¿Qué tan dañino es medicar a los niños y adolescentes con estos síndromes?

Esa es una pregunta muy interesante. Existe una divergencia de opiniones y contraposición de argumentos sobre ese tema. Muchos investigadores refieren a que como estos síndromes son de origen neurológico, es necesario medicar. Opinión diferente es la que menciona técnicas y estrategias que ayuden al niño o adolescente a controlar esos síndromes ya que, refieren, estas alteraciones no son una enfermedad para recetarse medicamentos que a la larga causen un efecto secundario, posiblemente negativo. Le recomiendo el libro “Mi hijo se distrae en la escuela” del Dr. David B. Stein; ahí encontrará un programa de actividades donde quedan fuera los medicamentos.

 

¿Cómo puedo detectar si mi hijo tiene alguno de estos síndromes?

Existen varias características que se deben valorar para inmediatamente llevar a la persona en cuestión con un especialista. La detección de estos síndromes se presentan en la niñez, por lo cual hay que poner atención en el comportamiento de los infantes: una constante falta de atención en clases –y en casa- e imposibilidad de estar concentrado en una sola cosa por un lapso mediano de tiempo. Impulsividad al convivir con sus compañeros; a veces parece que no piensa las cosas antes de hacerlas. Actúa bruscamente. No puede estar quieto en clases. Se mueve constantemente y debe estar en actividad durante el día. “Parece que no se le acaba la cuerda”, dicen los padres de estos niños.

 

Es importante mencionar que sólo entran a estos síndromes, los comportamientos que causan problemas de aprendizaje, de adaptación con su sociedad y con la familia.

 

 En el siguiente número responderé a muchas otras preguntas que nuestro querido público me hace llegar. Recuerde que usted también puede expresar sus dudas o comentarios al correo piter_1230hotmail.com  

Gracias amigos.

 

Tleluz/Pedagogo

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Don Rafa

 
 

“Detonantes”

 

 

Recuerdo mucho aquel día: el “profe” Rafa me llamó y con voz ceremoniosa me dijo que quería yo fuera a participa en el concurso estatal de Lectura y Redacción.

 

Cuando lo escuché, casi dejé salir una carcajada ¿Estaba hablando en serio? ¿El maestro Rafa me estaba invitando a mí para ser uno de los dos representantes de la preparatoria en un concurso estatal? Seguramente se dio cuenta de mi asombro y dijo que era un reto para mí –y también para él-. Dijo que él sabía que yo no era  del todo brillante para esa materia; pero que veía en mí ciertas capacidades que hasta el momento no había explotado. Lo miré fijamente y dibujando una leve sonrisa le dije que sí. Que aceptaba el reto.

 

Mi compañera de estudios era Lupita. Debíamos ser dos los representantes de la escuela y me pareció excelente que ella fuera mi colega. Recuerdo que Lupita era extraordinariamente buena para la ortografía; nos reuníamos todas las tardes en el extinto café “Lips” y leíamos juntos por horas y contestábamos el libro que el Don Rafa nos había recomendado.

 

Fue muy pesado, más para mí, un alumno no muy brillante en la materia que  terminó de contestar un libro completo en menos de una semana. Creo estudiamos lo suficiente para representar dignamente a nuestra preparatoria.

 

¿Ganamos? No. No sé en qué lugar quedamos. Seguramente en uno no muy bueno. Se preguntará usted ¿dónde está el “chiste” de esta historia? Pues en que el profesor Rafa hizo algo que difícilmente hace un profesor: confiar plenamente en un alumno con “ciertas capacidades” y eso trascendió en mí.

 

Actualmente soy docente en una preparatoria impartiendo la clase de ¡¡¡Lectura y Redacción!!! Y anteriormente impartí la clase de Español, en secundaria.

Pero no se trata de hablar de mí; sino de Don Rafa. De esas palabras llenas de confianza y honestidad. Don Rafa fue el “detonante” para darme cuenta que yo estaba hecho para las actividades lingüísticas.

 

La pregunta es: ¿Por qué nosotros, los demás profesores, no somos un “detonante” para los alumnos? ¿Por qué nos limitamos a llegar e impartir nuestras clases sin pretender conocer más y mejor a nuestros muchachos? ¿Por qué no confiamos en ellos?

 

Me parece que todos hemos tenido gente que ha servido de “detonante” para que encontremos el rumbo de nuestra vida. A veces son los familiares, a veces los amigos… difícilmente los profesores ¿Se da cuenta? ¡¡¡No es posible que aquéllos encargados de educarnos no tengan la delicadeza de “detonar” en nosotros esa chispa que nos lance al futuro!!!

 

 

“El profesor mediocre dice. El buen maestro demuestra. El mejor maestro Inspira”

                                                                    -Anatole France

 

Gracias, Don Rafa…Tleluz

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario